PASTA A LA PUTTANESCA

09 July 2014

Como ya os he contado muchas veces, mi padre es una persona peculiar. Mi padre es de ese tipo de señores (ay, como lea que lo llamo señor) que puede ir perfectamente en invierno con chanclas y pantalón corto, pero llevar un polar y una bufanda. Mi padre le ha dado el triple de uso que yo (si es posible) a mi primera cámara, que adoptó cuando yo la cambié por un modelo mejor. Mi padre es de ese tipo de personas que se van a hacer senderismo solos, y a las siete de la tarde, sin avisar ni a mi madre ni a mí. Mi padre, es de ese tipo de personas que me mandan un whatsapp a las diez de la noche quejándose de que le están robando fotos del Facebook y subiéndolas sin su nombre (bienvenido al mundo 2.0, papá). Mi padre fue el que me enseñó a pescar y a pelar camarones cuando yo no levantaba ni tres palmos del suelo.

Mi padre puede parecer que esté un poco loco, pero la verdad es que es el mejor padre del mundo.

Entre todas estas virtudes, mi padre también es un genial cocinero. No se va a lanzar a prepararte nada elaborado, y el horno no lo tocará sino para meter alguna pizza congelada, pero mi padre cocina unos guisos tradicionales y unos pescados asados de morirse de lo buenos que están. De hecho, para él nada es comida si no lleva sus buenas horas de fuego o un buen rato a la plancha. Sin embargo, hay veces que se sienta delante de la tele mientras cena y se pone a ver a Jamie Oliver o a Chicote y le entran unos momentos de lucidez que lo llevan más allá del guiso y de la pizza del extremo opuesto. Creo yo que fue del inglesito de quien sacó esta receta que a mí me encanta, y que acabo comiendo más de una vez cuando vuelvo a casa. No sé a quién tengo que agradecerle la receta original, pero gracias papá por hacerla tu especialidad.




Como todo, esto probablemente tenga de la receta original tan sólo el nombre, pero a mí me fascina cómo se mezclan sabores tan fuertes y distintos y que además funcionan tan bien juntos. Esta pasta para mí es una receta de verano, no sé por qué, tiene un punto ácido y fresco que hacen que me apetezca más ahora que en los meses de invierno. Supuestamente es una salsa para servir con pasta larga, pero yo tenía estos magníficos rigattonis por la alacena y no encontraba la receta perfecta para ellos, así que puttanesca ha sido. Puristas de la pasta, no me matéis.



La puttanesca de mi padre (para dos personas)

Ingredientes
- Dos raciones de la pasta que prefiráis, yo utilicé rigattoni
- Una lata de anchoas en aceite de oliva
- Un puñado generoso de alcaparras
- Media lata de aceitunas negras deshuesadas
- Dos dientes de ajo
- Una lata de tomates enteros o troceados, o medio kilo de tomates pera bien maduros
- Un puñado generoso de perejil
- Tres hojas hermosas de albahaca
- Orégano al gusto
- Sal y pimenta
- Guindilla al gusto (la puttanesca es una salsa bastante picante, pero vamos, lo podéis ajustar)
- Cayena al gusto
- Un chorrito de vino blanco
- Aceite de oliva virgen

1. En primer lugar ponemos a hervir el agua para la pasta y la cocemos según las indiciaciones del paquete.
2. Mientras tanto ponemos a calentar el aceite de la lata de anchoas en una sartén con una cucharada sopera más de aceite. Cuando esté caliente le añadimos los ajos bien machacados o cortados muy finamente.
3. Mientras se doran los ajos, y ya que en esta receta no lleva mucho trabajo, picamos las aceitunas, alcaparras, anchoas y hierbas en trozos grandecillos.
4. Una vez dorado el ajo le añadimos la cayena, la guindilla y un chorrito de vino blanco y removemos durante unos segundos. Añadimos el resto de ingredientes salvo el tomate y vamos removiendo hasta que se evapore el alcohol del vino.
5. Este es el momento de añadir el tomate, pelado si no es de lata. Lo machacamos con una cuchara de madera para que se deshaga y lo dejamos reducir durante unos 20 minutos aproximadamente. Corregimos el punto de sal (normalmente con las anchoas no hace falta añadir nada) y de acidez y mezclamos con la pasta que hayamos preparado.



Creo que debe deser una de las recetas más fáciles del mundo y con mejores resultados. Además, tuve un momento de grandeza y acompañe el plato con una fresquísima limonada de vino blanco y albahaca que también tenéis que probar. Simplemente preparáis vuestra receta de limonada favorita sustituyendo el agua normal por agua con gas y mezcláis una parte de vino blanco dulce por dos de limonada casera. Y ahora, a disfrutarlo y a intentar no beberse la jarra entera ;)

Como sé que he estado más ausente de lo que debería os dejo también con una foto del bizcocho que hice de cerezas y albaricoques. La receta es del blog de hermanasarce y os puedo asegurar que es magnífica, queda un bizcocho suave, que coge bastante humedad del albaricoque y, en mi caso, el dulzor de las cerezas. Los únicos cambios que hice de la receta original fueron cambiar las frambuesas por cerezas, porque tenía un kilo y me planteaba qué hacer con ellas, y luego utilizar almendra en polvo en vez de picada, principalmente porque tenía un paquete rondando por la cocina esperando a ser utilizado. Estoy ansiosa por hacer otra receta de estas chicas :)


Ya para acabar, me gustaría que supiérais (en el caso de que no os hubiérais enterado ya) de que estoy escribiendo actualmente para el blog de fotografía ALTFoto, se me hace raro escribir para un blog de estas características, tan grande y con tantos editores, pero la verdad es que por lo pronto está siendo una experiencia muy buena :)

¡Hasta pronto! Y sí, prometo que será pronto. ¡Lo juro!

We could get high in Miami, dance the night away.
People never die in Miami.


10 comments

  1. ¡Quiero hacer la pasta ya! Pintaza. Con ver las anchoas ya he empezado a salivar :)___ Tiene que estar tremendo.

    Qué gracioso tu padre :___)

    ReplyDelete
    Replies
    1. La verdad es que es un personaje jajaja

      tienes que probarlo! queda riquísimo :3

      Delete
  2. Uy, ¡qué hambre!
    www.articoreblog.com

    ReplyDelete
  3. Tiene pintaza la voy a preparar LLYA

    ReplyDelete
  4. He de admitir que soy incapaz de escuchar el nombre de esta receta sin hacer chistes malos.

    Me encaaaanta el díptico de enmedio <3

    Y no creo que tenga disponibles todos-todos los ingredientes a la vez, pero cuando tenga al menos tomates, ajo, aceitunas y anchoas CAE.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Y perejil! ¡El perejil es súper importante! Las alcaparras le añaden un toque ácido que mola, pero vamos, si tienes lo que has dicho va a salirte igual jaja

      Delete
  5. This comment has been removed by a blog administrator.

    ReplyDelete
  6. Tourism ventures, for example, low-affect tourism, green tourism, bio-tourism and biologically mindful tourism are publicized as eco-tourism when they don't fall under this classification sensibly.Travel & Hospitality

    ReplyDelete

© Miriam Schaefer. Design by Fearne.