NOW MY LIFE IS SWEET LIKE CINNAMON

04 March 2014

"... like a fucking dream, I'm living it."

Quien me conozca sabe que soy de esas personas a la que le apasiona la canela. Me encanta su olor y me encanta su sabor, obligándome a echársela a casi todo lo que cocino y que me aficione a todo lo que la lleva (tés, dulces, galletas...). No es de extrañar entonces que los rollos de canela (o cinnamon rolls o kanelbullar) sean uno de mis postres preferidos; no sólo por el aroma a canela sino también por la esponjosidad del bollo en sí y la cremosidad del glaseado. El sábado me levanté con el antojo y me puse en marcha buscando por blogs cómo hacerlos, cogiendo de aquí y de allá hasta que me formé mi propio método, también un poco empujada por las ansias de té chai que tengo, ya que no sólo les eché canela sino mil y una especias que también me encantan. Debo decir que es una receta que requiere cariño y paciencia, porque los tiempos de reposo se hacen larguísimos, siendo esta receta un calvario para los impacientes; sin embargo, el resultado es TAN satisfactorio que merece la pena ensuciarse las manos.


Aviso también de que no sólo se hace largo por los tiempos de espera, sino por el amasado en sí. La mezcla de la masa hay que trabajarla mucho hasta que el gluten de la harina se libera y absorbe los elementos húmedos que lleva. Yo la amasé con una batidora doble con estas varillas durante unos 20 minutos aproximadamente hasta que dejó de estar pegajosa. No le echéis más harina de la que pone en la receta (gramo arriba o gramo abajo) porque saldrán más duros de lo que deberían y lo mejor de este postre es su esponjosidad y la miga suave que tiene, además del olor que dejan mientras se hornean en toda la casa.

Y sin más dilación...

Rollos de canela 'chai' (adaptada del blog de Cupcake Maniacs)
Tiempo de preparación: entre tres y cuatro horas/ Tiempo de cocción: 25-30 minutos.

Como nota, yo dividí las cantidades para hacer mini-rollos porque no quería que saliesen muchos, si lo preferís las dobláis sin problemas. Además, decidí improvisar un poco a ojo mi propio glaseado de queso porque suelen gustarme más que los hechos sólo de nata y azúcar.

Masa
- 325 gr de harina
- 4 gr de levadura seca de panadero. No es la Royal roja de toda la vida, amigos, es levadura de verdad pero deshidratada, la de marca Royal viene en un paquetito similar al rojo que conocemos todos pero anaranjado
- 125 ml de leche
- 34 gr de mantequilla
- 35 gr de azúcar blanco
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 huevos M

Relleno
- 110 gr de azúcar moreno
- 35 gr de harina
- 100 gr de mantequilla fría, es importante que no llegue a perder todo el frío.
- 5 cucharaditas de canela
- 2 cucharaditas de nuez moscada
- 1 cucharadita de cardamomo en polvo
- 2 clavos bien machacados
- 1 cucharadita de jengibre

Glaseado
- 100 gr de azúcar glacé
- 60 gr de queso tipo Philadelphia
- 2 cucharadas de nata

1. Calentamos en un cazo la leche con la mantequilla, el azúcar y la sal hasta que se derrita la mantequilla pero sin que llegue a hervir. Mientras se templa, mezclamos en el bol de la batidora la mitad de la harina con la levadura de panadero.
2. A velocidad baja y o bien con el gancho si tenéis la suerte de tener una Kitchen-Aid o con las varillas que enseñé antes como yo, incorporamos la leche con la mantequilla ya derretida poco a poco, en un hilo constante. Si no tenéis batidora, también se puede hacer, pero os va a llevar un buen rato de amasado hasta que la mezcla deje de ser pegajosa, paciencia.
3. Cuando se incorpore bien a la harina, se incorporan a la mezcla los huevos, uno a uno y subimos la velocidad a alta durante unos 3-5 minutos.
4. Bajamos de nuevo la velocidad, incorporamos el resto de la harina poco a poco (cuidado que se os puede llenar la cocina de harina) y seguimos amasando hasta que la masa sea lisa y no pegajosa.
5. Engrasamos un bol y ponemos la masa en él, cubriéndola con film, hasta que doble su tamaño. Os aconsejo colocarla en una zona donde no haya corrientes de aire ni haga mucho frío. Este paso suele llevar entre una hora y media y dos horas. De verdad, paciencia, ¡pensad en el resultado!


6. Mientras reposa la masa, nos ponemos con el relleno. También con mucha paciencia y con dos tenedores incorporamos a la mantequilla fría, machacándola, el azúcar moreno, el harina y todas las especias. La mezcla tiene que tener una textura similar a un crumble o unas migas. Reservamos fuera de la nevera.
7. Una vez la masa haya doblado su tamaño (mirad como casi rebosa de mi bol), la sacamos y la extendemos con rodillo hasta que forme un cuadrado o rectángulo.


8. Se extiende con las manos el relleno que hemos preparado sobre la masa y enrollamos poco a poco, pegando el borde con un poco de leche. Con un cuchillo que corte, cortamos el rollo en piezas similares y las colocamos en la bandeja que hayamos elegido para hornear, engrasándola antes. Y de nuevo... toca esperar a que los rollitos doblen su tamaño una vez colocados en ella, llevará aproximadamente una hora. También podéis hornearlos directamente sobre la bandeja del horno y separados, pero a mí siempre me ha parecido más bonita esta forma.

9. Una vez hayan doblado su tamaño, los pintamos con leche y ¡por fin! los horneamos durante 25-30 minutos a 190º o hasta que los veamos dorados y al pincharlos con un palillo, éste salga limpio.
10. Mientras están horneándose nos ponemos con el glaseado, que no tiene mucha más ciencia que mezclar con ganas y las varillas el queso crema, el azúcar glass y las cucharadas de nata hasta que tenga la consistencia que queráis, yo como veis, la prefiero más cremosa que líquida. En cuanto salgan del horno, los dejamos templar y los cubrimos con el glaseado o los servimos con él a parte, ¡y a disfrutar! Recomiendo conservarlos en un recipiente cerrado para que no endurezcan.

Decid hola a mi pobre rollito deformado de la parte baja de la bandeja.

Beck - Turn Away
Hold, hold the light that fixes you in time






12 comments

  1. Justo hace poco los estuve haciendo en casa con unos amigos. Estos y los de cardamomo. ¡Son mis favoritos! <3

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo, junto la tarta de manzana y la de zanahoria, es lo que más pido por ahí :____)

      Delete
  2. Me encanta esa canción de Lana del Rey! Esta receta la tengo en pendientes, pero después de leer el post tengo muchas ganas de hacerla :D

    P.D: Yo también estoy un poco obsesionada por la canela jajaja

    ReplyDelete
    Replies
    1. Pues venga, a ensuciársela las manos :)!

      Delete
  3. Replies
    1. Jajajaja, de la receta, espero! <3

      Delete
  4. La receta dudo que la haga, porque aunque también soy fan de la canela, me da más pereza. Pero me comería toda la bandeja sin pestañear.
    Las fotos son PRECIOSAS *-*

    ReplyDelete
    Replies
    1. La verdad es que llevan trabajo, pero quedan taaaan ricos que *_* gracias Ana! La verdad es que estas fotos no me convencen mucho, pero bueno!

      Delete
  5. estamos hechas de la misma pasta? me encanta la canela y siempre que pienso en canela canto en mi cabeza esa frase de Lana del Rey que me sldjbvsfudgkydl encanta! jaja tengo pendientísimo hacer esa receta porque ÑAM!

    ReplyDelete
    Replies
    1. La verdad es que quedan riquísimos, así que ármate de paciencia y a por ellos jajaja

      Delete
  6. Que buena pinta!! Me la apunto ya en la lista de recetas pendientes!
    Un saludo :)
    http://everydayvictoriap.blogspot.com.es/

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Son muy muy recomendables! :) Gracias por pasarte :*

      Delete

© Miriam Schaefer. Design by Fearne.