31 December 2010

no puedo evitarlo. soy una de esas personas que el 31 de diciembre no pueden evitar hacer una lista de cosas y situaciones bonitas que, aún después de mucho tiempo, hacen sonreír. la nostalgia, que la llaman. pero este año... este año está siendo distinto (o mejor, ha sido distinto). ni mejor, ni peor. pero sí distinto. es la primera vez que con el final de año tengo la sensación de alivio. y suena raro decir esto, pero sí, de alivio. y sensación de descanso, en parte. todo ha sido frenético: muchas sensaciones nuevas, muchas situaciones en las que no me había encontrado antes, muchos retos, muchas decepciones, muchas caras y facetas desconocidas. 2010 no me ha tratado mal, ¿eh? pero se puede decir que me ha puesto a prueba (o que casi me ha puesto al borde de un colapso nervioso #dramaqueen). de todas formas, no ha estado mal.. el cabrón ha tenido su encanto. así que sí, perdón por ser tan azucarada, tan pastel, pero prefiero quedarme con todo lo bueno: la nieve, los conciertos, las películas, los besos, los días de playa, los rodajes (aunque en su momento trajeran tantos dolores de cabeza) y sus resultados, lascervezas-losgin-tonics-lasborracheras-lasresacas, los cafés, las galletas caseras, el frío, las miradas, los mordiscos, los despertares, las canciones, las visitas, los vuelos tenerife norte - barajas y viceversa, los viajes en coche y su banda sonora, las tardes llorando de la risa.. todo. todo eso y más. pero es que yo tengo muy mala memoria. así que ya está, ha sido un placer, 2010.




2011 me asusta, no lo voy a negar. pero como dicen los planetas... no será peor de lo que era, no será peor, seguro que es mejor.

Post a comment

© Miriam Schaefer. Design by Fearne.