11 September 2010

no sabes lo que me cuesta acostumbrarme a ti. a los quebraderos y dolores de cabeza que me traes. a los días de café solo, sin azúcar, sin parar. a necesitarte. a las tardes de ventanas cerradas y persianas bajadas permanentemente. a tus olores. a tu monotonía. a tu caos supuestamente organizado. a las sábanas permanentemente revueltas. a tu tacto, tus golpes y tus caricias. a estar cabeza abajo. a estar lejos, pero a la vez cerca. a sentirme encoger, cada vez más, más, más y más pequeña. a la independencia fingida. a tus vaivenes.

¡ay, madrid!
ni contigo, ni sin ti.





2 comments

  1. El jueves no porque llego muy tarde y nos desvelamos, pero el viernes un café en casa :)

    <3bonita

    ReplyDelete
  2. no sé realmente que has querido expresar con ese texto (precioso, por cierto) pero yo, relacionandolo con mi situación actual, me siento bastante identificada, solo hay que cambiar Madrid por Barcelona. Es una sensación extraña, es algo que necesitas pero que a veces te abruma. y eso que yo solo llevo una semana aqui. ¡una semana! madre mía.

    ReplyDelete

© Miriam Schaefer. Design by Fearne.